¿Están obligados los jubilados a presentar la Declaración de la Renta?

Una pregunta habitual es la de saber si los jubilados se encuentran obligados a presentar la declaración de la Renta o si, por el contrario, están exentos de ello.
La gran mayoría de las personas piensan que los jubilados se encuentran exentos del pago de impuestos al creer que no perciben ingresos que deriven de su trabajo, pero al recibir rentas que se encuentran sujetas al IRPF, sí tienen la obligación de presentar la declaración de la Renta, al igual que debe hacerlo cualquier otro trabajador. Sin embargo, hay determinadas excepciones que se deben tener presentes.


La Ley de IRPF fija en 22.000 euros el mínimo exento para la declaración de las rentas del trabajo que proceden de un pagador y las prestaciones pasivas, entre las cuales se incluyen las pensiones que se perciben de la Seguridad Social, así como otras prestaciones de carácter público que puedan estar siendo recibidas por situaciones de accidente, jubilación, incapacidad, viudedad, enfermedad y similares. La jubilación es, por tanto, una prestación que exige la realización de la declaración de la Renta.
No obstante, entre los tipos de pensiones que se pueden recibir, hay algunas de ellas que están exentas de declaración, como son las pensiones por incapacidad permanente, pensión de orfandad o las anualidades por alimentos percibidas por los padres mediante una decisión judicial, entre otras.


Un punto a tener presente es que, aunque al hablar de ingresos se suele aludir única y exclusivamente al salario, la nómina que percibe un trabajador o jubilado no es la única fuente de ingresos, ya que se valora el dinero que procede inversiones, como los rendimientos de capital mobiliario (intereses de depósitos, cuentas…) o las ganancias patrimoniales (premios en concursos, reembolso de fondos de inversión, juegos online…).
Así pues, una persona jubilada que vea como sus rendimientos del capital mobiliario supera los 1.600 euros se encontrará en la obligación de hacer la declaración de la Renta.


Por último cabe hacer referencia a aquellos que perciben pensiones que proceden del extranjero. A la hora de hacer la declaración, la pensión sería un segundo pagador, lo que hace que en el caso de que se excedan los 1.500 euros, el límite para verse obligado a hacer la declaración se reduciría hasta los 14.000 euros.


En resumen, se puede determinar que los jubilados sí están obligados a presentar la declaración de la Renta, salvo en determinadas excepciones. En todo caso, quién desee más información tanto de este como de cualquier otro aspecto relacionado con la declaración de la Renta, puede consultar el manual de la renta que de manera anual publica la Agencia Tributaria y que puede consultar a través de su página web oficial.
En dicho manual, que está a disposición de cualquier persona que desee consultarlo, están reflejadas las guías con las instrucciones a seguir, las condiciones y los requisitos para los diferentes aspectos relacionados con la declaración, así como un resumen de las diferentes novedades del IRPF para el ejercicio actual.

Share:
Call Now ButtonLlama Ahora
× ¿Cómo puedo ayudarte?