Lo que debes saber de una inspección tributaria

Si tienes una PYME o eres un autónomo, debes ser consciente de que Hacienda puede hacerte una inspección en cualquier momento. El número de inspecciones se ha incrementado en los últimos tiempos ante la gran cantidad de fraudes existentes.

En primer lugar debes saber que este tipo de inspecciones se realizan de manera aleatoria y que puede que te la realicen en una ocasión, en varias e incluso nunca. No obstante, debes saber que desde Hacienda se notifica previamente la realización de esta investigación, pudiendo llevarse a cabo la misma de tres maneras diferentes:

  • Por correo ordinario: Se puede recibir una notificación a través del corro postal en el que se indique la realización de una inspección tributaria.
  • De forma telemática: A través de la sede electrónica, Hacienda puede comunicar la apertura de una inspección.
  • In situ: Un representante de la Agencia Tributaria puede presentarse en la sede de la empresa o bien en el domicilio del autónomo y notificarle en persona la inspección, indicándole día, hora y lugar, así como la documentación que tendrá que aportar.

Una vez que se recibe la notificación es muy importante preparar la documentación pertinente y la fecha en la que debe ser aportada.

Documentación necesaria para una inspección de Hacienda

El autónomo o empresario que va a ser objeto de una inspección, necesitará aportar diferentes documentos, entre los que se encuentran los siguientes:

  • Declaraciones.
  • Comunicaciones de datos.
  • Autoliquidaciones.
  • Solicitudes que se hayan presentado por cualquier tipo de impuesto.
  • Contabilidad de la actividad laboral, entre la que se encuentran los libros de cuentas, facturas, registros, justificantes, ficheros, archivos informáticos, etcétera.

Aunque desde la Agencia Tributaria puede que no investiguen todo, es necesario tener todo debidamente organizado y justificado por si necesitan de esos documentos. Para ello es aconsejable llevar siempre ordenada la contabilidad.

Entre las infracciones más habituales se encuentra la ocultación de datos, es decir, que falten documentos relativos a operaciones e ingresos, así como las anomalías en la contabilidad, o las facturas y los justificantes falsos.

Fases de una inspección tributaria

Una inspección tributaria pasa por una serie de fases, comenzando por la ya mencionada notificación. Una vez recibida la misma es el momento de recopilar toda la documentación y agendar el día para comparecer ante la Agencia Tributaria.

Para el día de la comparecencia se recomienda llegar con tiempo suficiente y mostrarse en todo momento tranquilo, respondiendo a cualquier pregunta de manera educada y evitar dar más explicaciones de las necesarias y solicitadas.

En función de esta cita, la fase siguiente sería la relativa a la contabilidad. En el caso de que la citación sea de la Dependencia de la Inspección será necesario aportar los documentos contables de la actividad, mientras que si es de la Dependencia de la Gestión Tributaria no será necesario.

Una vez finalizada la reunión con Hacienda se generarán las diligencias, donde se recogen los hechos. Si existe desconformidad con algo de lo expuesto debes solicitarse como declaración.

Para finalizar, se realiza el acta, donde se muestra la conformidad o disconformidad con los hechos imputados. En este sentido es importante firmar si se está de acuerdo o no.

Una vez pasado esta fase podrá acabar llegando al autónomo una multa. Si considera que es injusta, puede recurrir mediante un recurso de reposición o una reclamación económico administrativa, teniendo en cualquiera de los dos casos un plazo de un mes.

Share:
Call Now ButtonLlama Ahora
× ¿Cómo puedo ayudarte?